post

Izquierda Unida le pide a la Corporación “que otorgue la importancia necesaria por mantener actualizados los Reglamentos que, precisamente, configuran la vida política y participativa de la ciudad“. El Reglamento Orgánico Municipal data del año 2000 (con una modificación en el 2002 que ya no sirve) y aún viene con las cifras expresadas en pesetas. El Reglamento Municipal de Participación Ciudadana se intentó modificar con el PP en la Alcaldía, pero Loaiza se encargó de meterlo en su particular cajón del olvido.

No solo la Alcaldesa, que se erige en adalid de la participación, sino que el resto de la Corporación no muestra interés alguno en poner al día o desarrollar ambos Reglamentos, renunciando así a la potestad normativa de participación y autoorganización que La Isla merece.

Izquierda Unida ha venido insistiendo en los últimos mandatos “que no hayan surgido iniciativas de índole colaborativa que realmente tenga incidencia en el funcionamiento institucional, de ahí el nulo interés por trabajar en el debate de la actualización de los Reglamentos que les obligaría a romper con la ambigüedad, el clientelismo y la arbitrariedad de las campañas personalistas”.

En cuanto al Reglamento de Participación Ciudadana, Patricia Cavada anunció hace más de 4 años que presentaría un nuevo borrador, “pionero”, y que estaría “participado por Federación de Vecinos” y “en consonancia con la Ley de Participación Ciudadana de la Junta de Andalucía”. Tiempo han tenido los miembros de la Corporación de exigir al Gobierno Local que cumpla con la actualización y adaptación a la realidad local de dos Reglamento importantes para la participación política de un municipio.

Para Gonzalo Alías, Coordinador de IU-La Isla “instamos a la Alcaldesa a que actualice conforme a las leyes y necesidades actuales los reglamentos obsoletos. Y que, en materia de información y participación ciudadana, tenga la decencia de seguir las recomendaciones que la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz le ha transmitido. Y ya de paso, que conteste a sus requerimientos. No se trata de su imagen personal, sino de la seriedad en la gestión de nuestro Ayuntamiento”.