post

IU-La Isla considera que las dimensiones y características de los quioscos municipales podrían ajustarse a las necesidades de las personas que trabajan para organizaciones de carácter social sin ánimo de lucro, como por ejemplo el caso de la ONCE. Las personas que ejercen su labor en la calle en las inmediaciones de estos quioscos, siguiendo con el ejemplo de esta propuesta, podrían verse beneficiados al realizar su labor protegidos de las inclemencias del tiempo que ya están empezando a llegar. “Se trata de una propuesta orientada a dar una salida rápida, práctica y realista a estos tres quioscos de titularidad municipal. Solo se ha usado uno que lleva cerrado desde hace tres años. Los otros dos no han abierto y el gobierno municipal se presenta sin ideas para darles salida“, asegura Gonzalo Alías, Coordinador Local de IU-La Isla y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

Izquierda Unida considera que puede ser interesante un marco de colaboración con organizaciones de carácter social sin ánimo de lucro, como la citada ONCE, permitiéndoles su uso a la vez que estos quioscos admiten publicidad e información institucional en sus laterales, e incluso espacios donde la ciudadanía pueda poner su propia publicidad particular de forma gratuita. Actualmente hay vendedores de lotería por la zona que trabajan en la calle sin protección ante las lluvias y demás inclemencias del tiempo, por lo que se considera una opción para dar uso a unos espacios que están cerrados y sin usar.

IU-La Isla incide en la oportunidad que brindan los quioscos para ser espacios publicitarios para la ciudadanía y para la propia institución. Aunque reclaman “audacia política” para dar solución a lo que ahora mismo supone “un problema” y “una pérdida de dinero público”.

Igualmente el gobierno municipal podría sentarse con otras entidades que desarrollan actividades similares para la cesión y uso de esos espacios. A estas alturas también merece la pena que el gobierno estudie si, efectivamente, esos quioscos poseen las características suficientes para ofrecer una solución laboral estable. La realidad, por ahora, ha demostrado que no“, sentencia Alías.