post

IU-La Isla considera que los argumentos de la Alcaldesa a favor de la tauromaquia son incompatibles con su vendido compromiso por el derecho de los animales, y le recuerda que como poder público debe alejar la tortura animal del ámbito de la cultura y de los modelos educativos.

Izquierda Unida también denuncia la falta de respeto y de compromiso del PSOE de Cavada con los acuerdos alcanzados para garantizar apoyos a su investidura. “Lo decíamos desde antes de las elecciones. Cavada es incapaz de aceptar propuestas de otros grupos, y con este PSOE es imposible llegar a ningún tipo de acuerdo. Esto fue evidente en el mandato anterior cuando pactó con el andalucista Fran Romero y en ningún momento se preocuparon por fiscalizar nada, limitándose a políticas de bajo nivel y a la propaganda mentirosa como los presupuestos participativos”, asegura Gonzalo Alías, Coordinador de IU-La Isla y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

Para IU-La Isla ya nadie duda de que la propuesta de no apoyar a la tauromaquia por parte de Cavada era falsa. “Sí, es cierto que cumplió con aquello de no dar ayudas directas, pero el juego de trileros estaba en otras fórmulas, incluso ocultaron la intención de crear una concejalía dedicada a la tauromaquia. De ahí las insultantes risas del PSOE de Cavada en el proceso de negociación de la investidura. Deberían explicar públicamente por qué no cumplen con los acuerdos, pero no lo harán”, denuncia Gonzalo Alías.

Izquierda Unida pregunta directamente al gobierno municipal si decididamente comparte el maltrato y muerte de un animal usando el argumento cultural. Sobre todo cuando el área de cultura tiene abandonado el patrimonio local, sin planes de lectura, y sin una feria del libro a la altura de una ciudad como La Isla. “Hay que modificar de forma inmediata toda fórmula administrativa para adecuarla a un modelo de cultura libre de maltrato animal, que siga las líneas de la iniciativa de ciudad educadora, que ya suscribió el Ayuntamiento y que desde entonces no ha hecho más que incumplirlo, como casi todo lo que firma o acuerda“, afirma Alías.

Izquierda Unida propone negociar con la empresa propietaria de la plaza tomando como base un protocolo público del número de espectáculos (sin tauromaquia) que cubra de manera justa los gastos empresariales y la repercusión en beneficio de la ciudadanía. Otra de las fórmulas que baraja IU-La Isla es la compra directa de la plaza de toros para darle uso como espacio público multifuncional y ponerlo al servicio de la ciudad, garantizando la continuidad de la zona de restauración así como una participación activa en los contratos de espectáculos.

La Alcaldesa se presentó a las elecciones con propuestas animalistas y vuelve a abrazar la tauromaquia. Le recordamos que el propio Comité Intergubernamental del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO ha rechazado este año tratar el expediente que defiende la tauromaquia. La tortura no es cultura. La cultura es solidaria, permite el desarrollo de ciudades educadoras, construye comunidad y la obligación de los representantes que cobran del erario público es, sobre todo, aportar y fiscalizar las políticas garantizando el bienestar social“, sentencia Alías.