El concejal de IU, Pedro Miguel Reyes, ha registrado una moción proponiendo la creación de una “Mesa Local por el  Empleo”, como lugar de encuentro en la que estén representadas las fuerzas sindicales, los movimientos vecinales, los partidos políticos, y las entidades comerciales y empresariales de San Fernando, y cuyo objetivo sea la de servir de foro de debate sobre cuales son las mejores formas para la creación de nuevos puestos de trabajo y para facilitar la formación de desempleados, apoyados en los diversos yacimientos que nuestra Ciudad puede ofrecer: comercio e industria, servicios sociales y de atención a la dependencia, ocio y turismo alternativo, explotación sostenible de los recursos naturales del Parque Natural, etc. así como otros que puedan salir de las reuniones de la Mesa.

IU siempre ha mantenido que aunque el empleo no es una competencia estrictamente municipal, un Ayuntamiento siempre debe estar dispuesto a escuchar y apoyar propuestas que puedan ayudar a la generación de desarrollo local y a la creación de riqueza para sus ciudadanos. Y aunque sea necesaria, no es suficiente con una buena  planificación urbana, ni una simple ocupación del suelo con edificaciones destinadas a actividades económicas. Este desarrollo necesita también que haya la igualdad de oportunidades, conciliación entre la familia y el trabajo, inserción social de los más desfavorecidos y participación de los trabajadores en sus empresas.

Debe ser un desarrollo con el que se consiga una mayor cohesión social. Un desarrollo que haga de San Fernando una ciudad más justa, democrática, segura, solidaria y libre, y que no debe servir sólo para crear empleo desde arriba, sino para fomentar que los isleños pongan en práctica su espíritu emprendedor y puedan conseguir un trabajo con más facilidad, o se puedan adaptar al mercado laboral.

En nuestra ciudad, donde el paro actual asciende a 12.126 personas registradas en el SAE de las que 7.098 son mujeres, la formación, la inversión pública y los planes de empleo son buenos caminos para alcanzar ese desarrollo.

Los colectivos a los que más lejos quedan estas oportunidades –jóvenes y mayores de 45 años, discapacitados, inmigrantes, parados de larga duración…- deben de ser prioritarios en los planes de empleo, desde la formación hasta la mediación en las contrataciones. El Ayuntamiento debe ejercer un mayor control sobre las condiciones laborales de las empresas con las que contrate, tanto para la realización de obras, como para la gestión de servicios municipales.

También promover actuaciones que favorezcan la contratación de mujeres en cualquier puesto, especialmente en los sectores en los que se encuentre subrepresentada, incluyendo cuotas mínimas de mujeres en los pliegos de condiciones para la contratación, apoyando sus iniciativas, o con campañas de difusión de la conciliación de vida personal y laboral entre los/as trabajadores/as locales.

Otro aspecto en la creación de empleo son las políticas de apoyo y fomento de las iniciativas de economía social, como mecanismo de actividad empresarial solidaria y de participación de los trabajadores en la empresa. Desde este Ayuntamiento se puede apoyar a las nuevas empresas con soporte técnico y subvenciones en sus comienzos, y valorando sus propuestas en los pliegos de condiciones de los contratos municipales, así como fomentando este tipo de iniciativas entre los trabajadores.