post

Para IU-La Isla, la pandemia está poniendo en jaque a la economía local debido a la falta de herramientas que permitan desarrollar proyectos sólidos para la ciudad, pues hasta ahora ningún gobierno municipal ha presentado un modelo productivo claro.

Claro que es necesario activar mesas de trabajo, pero construir nuevas cuando ya existían es marear la perdiz”, asegura Gonzalo Alías, Coordinador Local de IU y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

Izquierda Unida apuesta por fortalecer el tejido económico local del Centro Comercial Abierto que, más allá de ayudas económicas puntuales, necesita un Plan Estratégico de Comercio y Turismo. Muchas ciudades que están trabajando en este tipo de planes. Conil inició ese camino hace 20 años, siendo reconocida por la revista “Economistas frente a la crisis” como ejemplo a seguir.

Las grandes multinacionales, además de llevarse de la ciudad parte de sus beneficios, cierran cuando les viene en gana, de ahí la importancia de establecer sólidas estructuras locales”, afirma Alías. 

Para avanzar en ese camino, IU-La Isla solicita la construcción de un Centro de Apoyo Logístico en los nuevos terrenos de Fadricas II, al amaparo de lo que establecen los propios parques Empresariales de Andalucía.

Para IU-La Isla, la construcción de un centro de apoyo logístico está dentro de las medidas que se consideran de tipología para concretar y avanzar en el desarrollo del comercio de La Isla. Además de mejorar y facilitar la labor de los comerciantes: cercanía a la hora de adquirir suministros y recursos, asesoramiento,  formación permanente…

Izquierda Unida también insiste en la necesidad de abordar un urbanismo comercial, “que no consista solo en colocar unos toldos, o cambiar los colores corporativos, sino de afrontar un diseño atractivo para las calles de nuestra ciudad y que sea útil para comerciantes y consumidores en el marco del Centro Comercial Abierto“, advierte Gonzalo Alías.

Para IU-La Isla, desarrollar la Democracia Participativa en el ámbito del comercio local de forma incluyente con las zonas periféricas de la ciudad, permitirá que el sector se revitalice.  “Las apuestas por diseñar actividades para potenciar en los diferentes distritos, y el Reglamento de Embellecimiento de las puertas de los comercios, deben servir para impulsar un proyecto consensuado y participado para el comercio y el turismo de nuestra ciudad. No se puede parchear más un modelo del siglo pasado”, sentencia Alías.