post

En cada campaña de elecciones municipales, el Consejo Vecinal de la Federación de Asociaciones de Vecinos “Isla de León” presenta a los partidos la denominada “Carta ciudadana” donde se recogen las reivindicaciones del movimiento vecinal.

IU-La Isla pregunta al Gobierno local, así como a la oposición y a la propia Federación de Vecinos, en qué punto se encuentran los cumplimientos de dicha carta ciudadana. “En la reunión que mantuvimos con la Federación de Vecinos de cara a las elecciones del 2019, expusimos que las reivindicaciones apenas habían cambiado respecto a la carta ciudadana del 2015.  Para Izquierda Unida este detalle era preocupante y así lo expusimos”, asegura Gonzalo Alías, Coordinador local de IU y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

Izquierda Unida, en esa misma reunión, planteó que la “carta ciudadana” de la Federación de Vecinos fuese vinculante, pues se trata del resultado del esfuerzo del movimiento vecinal y el único ejercicio de participación ciudadana que existe hoy día en nuestra ciudad.

Hace unos días, el Partido Popular se reunió con la nueva dirección de la Federación de Asociaciones de Vecinos y hacían referencia a la Participación Ciudadana. Que la ciudadanía no olvide que el Partido Popular, con Loaiza como Alcalde y con el apoyo de Fran Romero como interesado subalterno,  ninguneó y enterró una iniciativa de Izquierda Unida (en la que participaba la Federación) que apostaba por la actualización del Reglamento Municipal de Participación Ciudadana“, denuncia Alías.

Miembros del Gobierno local, desde la propia alcaldesa como otros y en especial Antonio Rojas, aún no saben lo que es sentarse para consensuar un nuevo modelo actualizado de participación. Ahí está también el experimento del 2017 denominado “presupuestos participativos” y que el Teniente de Alcaldesa Conrado Rodríguez publicitó como “de referencia en la provincia”.

Para IU-La Isla es lamentable que la “carta ciudadana” solo tenga protagonismo en campaña electoral, cuando debería ser una hoja de ruta para implicar la participación del movimiento vecinal en la gestión municipal.  En las últimas notas de prensa de los partidos que se han reunido con la Federación, no hay ni una sola mención a la carta ciudadana.

Izquierda Unida no defiende el “modelo asistencialista” de los partidos políticos respecto al movimiento vecinal. “De lo que se trata es que las asociaciones tengan cauce directo con el gobierno municipal, se construyan espacios de cogobernanza, y que la difusión de las reivindicaciones vecinales no dependan de los partidos, pues está más que demostrado que el compromiso caduca al día siguiente de publicarse la nota de prensa de rigor“, propone Gonzalo Alías.

La realidad de la carta ciudadana de 2019 habla por sí sola. Prácticamente la totalidad de las reivindicaciones vecinales de 2015 seguían vigentes cuatro años después. “Quienes ahora componen la Corporación deben trabajar por políticas a la altura de una ciudad que presenta grandes déficits participativos. Nos preocupa que nadie se acuerde de la Carta Ciudadana”, continúa Alías.

IU-La Isla, en cada reunión que ha mantenido con distintas Asociaciones de Vecinos, se aleja del “modelo asistencialista” y plantea el debate por avanzar hacia un nuevo modelo en el que el movimiento vecinal adquiera más protagonismo y tenga más fortaleza.

Proponemos la formación políticas de Democracia Participativa, de la Gobernanza de los poderes sociales y vecinales, de desarrollar herramientas de desarrollo participativo, de contraprestaciones urbanísticas y de planes estratégicos de forma transversal a todas las Áreas de Gobierno local. Tenemos que romper el bloqueo de las políticas de bajo nivel, inmovilistas, de chascarrillo y de parcheo. Son más de ochenta millones de euros de presupuesto y el movimiento vecinal debe salir del callejón de la migajas”, sentencia Gonzalo Alías.