post

Izquierda Unida lleva más de 10 años denunciando el estado obsoleto de dos reglamentos fundamentales como son el de Organización Municipal y el de Participación Ciudadana. En el momento de acceder a la corporación, IU-La Isla presentó un borrador de reglamento de participación ciudadana sobre el que se empezó a trabajar de forma colectiva pero que finalmente el gobierno PP-PA metió en un cajón.

Izquierda Unida, con un solo concejal, consiguió la puesta en funcionamiento de la Mesa por el Empleo y el inicio de los trabajos de actualización del Reglamento de Participación Ciudadana, donde presentamos un borrador propio. Loaiza y Fran Romero se encargaron de interrumpir los trabajos de elaboración reglamentaria y de tergiversar los fines de la Mesa por el Empleo. Dos avances importantes que también fueron condenados al olvido por el interés personalista de Patricia Cavada y López Gil“, asegura Gonzalo Alías, Coordinador Local de IU y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

El propio coordinador de IU-La Isla se reunió con Patricia Cavada poco después de su investidura como Alcaldesa en 2015 y le aseguró respecto al Reglamento de Participación que iba a estar disponible en diciembre de ese año. En reuniones sucesivas de Izquierda Unida con la Federación de Asociaciones de Vecinos, Gonzalo Alías siempre puso encima de la mesa la importancia de tener los reglamentos actualizados, sobre todo el de Participación Ciudadana por su impacto en el movimiento vecinal.

Izquierda Unida pide al Consejo Municipal de Participación Ciudadana no cejar en el empeño de que el proceso de reforma y actualización del Reglamento sea lo más abierto y participado posible. “Advertimos que la propuesta que lleva la Alcaldesa no solo prescinde de la sociedad isleña, sino que corre el riesgo de ser una iniciativa propagandística y poco práctica que tratarán de vender con el mantra de ser pioneros y referencia en la provincia, como hicieron con, entre otros fracasos, los presupuestos participativos de 2017”, afirma Gonzalo Alías.

IU-La Isla recuerda que, en el mandato anterior, la excusa de Cavada para no afrontar la reforma del Reglamento fue la necesidad de adaptarlo a la “nueva” Ley de Participación Ciudadana que se publicó el 27 de diciembre de 2017. “Cuatro años ha tardado en acordarse, mientras que Izquierda Unida ya le venía insistiendo en la necesidad de construir una Democracia Participativa”, dice Alías.

Izquierda Unida propone al Consejo Municipal de Participación Ciudadana que adopte la metodología que ya se viene aplicando con éxito en otros municipios, por la que la base del reglamento la desarrolla un grupo motor de la sociedad que, estableciendo mesas de trabajo y de debate público, presenta la propuesta, facilitando el acceso de aportaciones y opiniones de la ciudadanía isleña, sin vetos ni requisitos imposibles.

Por último, IU-La Isla pide a los colectivos vecinales que estudien las consecuencias de los posibles excesos a la hora de pretender “digitalizar los procesos participativos” anunciados por la Alcaldesa. “El Consejo de Participación ciudadana debe tener presente que el procedimiento administrativo obliga al Ayuntamiento a contar con los medios suficientes para atender en persona a quienes no tienen acceso a internet o sufren de algún tipo de dificultad para acceder a los cauces de participación”, sentencia Alías.