IU-La Isla lamenta que Cavada sea continuista de las malas prácticas de alcaldes anteriores


Izquierda Unida pide a la ciudadanía que reflexione sobre las indefiniciones y las políticas ocurrentes sin participación que se ven pleno tras pleno, o a través de sus comunicados de prensa. Incluso hoy día, el modelo andalucista del siglo pasado sigue sirviendo a Cavada para continuar con prácticas que siguen dejando estancadas las posibilidades de crecimiento de la ciudad.

IU-La Isla advierte que no se ha avanzado absolutamente nada en materia de participación, cohesión vecinal, transparencia o de puesta en valor del patrimonio histórico y cultural. La ciudad pierde población a la vez que el gobierno se jacta de sus proyectos pactados a puerta cerrada con grandes empresas, incluso disfrazándolos de municipalización. Una forma de gobernar que sigue machacando a la ciudad con prácticas clientelares pasadas y que deja a La Isla fuera del rango de construcción de las ciudades grandes.

Gobiernan con los modos y el lenguaje de quien gestiona una empresa privada, convirtiendo a la ciudadanía en consumidores y manteniendo la gestión privada de los servicios públicos básicos. Ante este panorama, es normal que López Gil permanezca inédito con los compromisos que obliga la Agenda 2030 sobre la recuperación de la ciudad como ecosistema social y vecinal«, informa Gonzalo Alías, Coordinador Local de IU y del Núcleo Comunista «Pepe Casado».

IU-La Isla sostiene que tanto el gobierno local como el resto de la corporación, se mantienen cómodos con el modelo político heredado de los andalucistas, en el que las privatizaciones de los servicios públicos y la falta de compromiso por la fiscalización de esos contratos externalizados lo asumen como normalidad.

«Hace unos días conocíamos la noticia de la obligada devolución de casi medio millón de euros que debía haber gestionado correctamente la actual concejala andalucista Maite Lebrero, y que el entonces alcalde José Loaiza hizo dejación de funciones para el control presupuestario. Ahora el gobierno local vende, sin serlo, una municipalización del servicio de abastecimiento de agua; un proyecto, otro más, creado a espaldas de la ciudadanía y de los colectivos sociales y vecinales«, denuncia Alías.

Hoy día se sigue hablando de contrataciones a dedo, de crear redes clientelares con fines exclusivamente electoralistas, y favoritismos que lo único que consigue es levantar muros entre colectivos vecinales y romper la cohesión social que una ciudad como La Isla merece. Mientras esto sucede, la ciudad sigue perdiendo peso industrial y población.

Sin ir más lejos, lo sucedido en la Casería fue provocado por la gestión andalucista, como el tema de los lodos que siguen enfrente de un BIC como es el cementerio de los soldados. La mala gestión da la cara con el tiempo, y eso volverá a repetirse mientras no haya una corporación que apueste por el interés general. Una corporación que respete a la ciudadanía y no las contemple como meros consumidores”, sostiene Gonzalo Alías.

Izquierda Unida propone al gobierno que deje de hacer propaganda con las inauguraciones de los pequeños negocios y que muestren cercanía con aquellos que se ven abocados al cierre. «Cobrar casi cuatro mil euros al mes por visitar únicamente a comercios que abren es un error porque elude la problemática de los negocios que cierran y que sí precisan en ese momento tan difícil acompañamiento y asesoramiento«, afirma el Coordinador de IU-La Isla.

Izquierda Unida propone llevar a cabo lo que ni el actual gobierno, ni los anteriores, han desarrollado: un Plan Estratégico que estudie las posibilidades de la ciudad mirando hacia su patrimonio y hacia el interés general de la ciudadanía, poniendo como innegociable la atención a los sectores más desfavorecidos y a las personas con diversidad funcional. «Solo así se podrán desarrollar herramientas de políticas públicas alternativas a las actuales. Hoy día tenemos que soportar que la Concejala de Turismo, Regla Moreno, haya llegado a decir que unos cursos de drones iban a cambiar la ciudad«, dice Gonzalo Alías.

IU-La Isla sigue en el proceso de debate público, honesto, participado y de construcción de mayorías para generar suficiente empuje con el fin de presentar un modelo de ciudad alternativo que mire por el interés de la ciudadanía. «El proceso sigue dando pasos de gigante y nos sitúa en las posibilidades de traducirlo en fortaleza para dejar atrás las actuales malas prácticas. Hay encuestas que nos vuelven a situar dentro de la corporación y necesitamos que la ciudadanía nos apoye para regresar con la fuerza suficiente para conseguir, entre iguales, La Isla que queremos«, sentencia Alías.