post

Izquierda Unida califica de “puñalada trapera” el nombramiento del Hospital de San Rafael como segundo centro hospitalario de referencia en la provincia. Esta decisión forma parte de la paulatina traición hacia la sanidad pública que defiende las formaciones de derechas, que por un lado aplauden a trabajadores y trabajadoras, y por otro precarizan los servicios.

La Isla posee un diamante por pulir, el Hospital de San Carlos, que tras una fuerte demanda ciudadana y una lucha de los y las trabajadoras del hospital junto con los sindicatos, consiguieron que nuestra ciudad pudiera tener un Hospital público“, afirma Gonzalo Alías, Coordinador de IU y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

Sin embargo, tras la inauguración de los distintos monumentos inaugurados por el Presidente de la Junta de Andalucía para poner en valor a nuestras y nuestros sanitarios, los traiciona nombrando al hospital privado de San Rafael como próximo hospital de referencia en la provincia.

Era el momento de invertir en un hospital que debe seguir creciendo en personal, unidades de investigación y servicios para atender las necesidades de La Isla”, defiende Alías.

IU-La Isla recuerda el plan de privatizaciones encubiertas con el disfraz de la concertación, que fue el modelo del PSOE en Andalucía. El PP, Ciudadanos y Vox están primando el beneficio económico para empresas privadas, donde está negocio por encima de la salud y del interés general. Una fórmula que produce un aumento del gasto público e impide un mejor servicio en salud.

No se trata solo de gestión administrativa pública, sino de una ideología perversa que pone en primer lugar el beneficio de las multinacionales, y consagra las llamadas puertas giratorias”, advierte Gonzalo Alías.

La Isla aún espera el Centro de Salud de Camposoto, del que no tenemos noticias de puesta en marcha; igual sucede con los déficits en materia de personal, de medios y servicios públicos de salud. Sin ir más lejos, en verano se provoca el cierre de plantas con el aumento de turismo en la provincia, causando situaciones difíciles en los distintos servicios.

Siempre advertimos que el modelo usado para reducir las listas de espera echando mano a la iniciativa privada era un método que buscaba el impulso del proceso privatizador. Es lamentable usar la inversión pública de esa manera cuando estamos hablando de atención sanitaria“, lamenta Alías.

Para Izquierda Unida, las derechas están decididas a desmontar todos los servicios públicos, sanidad, educación, pensiones, administrativos, transformando en negocio privado las gestiones y servicios esenciales para nuestras vidas.

IU-La Isla recuerda que el concierto con las clínicas Pascual nos cuesta 100 millones anuales de gasto de dinero público no fiscalizado, y en torno al 30% se traduce en beneficio empresarial directo para el sector privado. “Es un despropósito el uso que hace la derecha del dinero de los presupuestos en materia de sanidad. Es una falta de respeto a la labor de las trabajadoras y trabajadores de un sector que durante la pandemia sigue dándolo todo mientras ve cómo la Junta les arrebata derechos y les crea dificultades que no se solucionan con monumentos“, sentencia Gonzalo Alías.