post

Sobre la reforma de la Plaza del rey, Izquierda Unida considera que se podría haber solventado con un presupuesto mucho menor, destinando el resto tanto a la mejora de otros espacios de la ciudad que lo necesitan bastante más, o incluso a una intervención en la mejora de los edificios de las fachadas laterales de la plaza. Unas fachadas que son mencionadas en la memoria del proyecto, y para la que se dan algunas directrices, pero cuya actuación no está incluida en el presupuesto, ni se sabe cómo y cuándo se va a acometer.

Se tendría que haber ejecutado con más cuidado el encuentro entre la pavimentación existente en la plaza y la nueva pavimentación de las calles perimetrales del Ayuntamiento. Parece como si se hubiera dejado mal resuelto intencionadamente para justificar mejor una obra que de otra manera no hubiera sido demasiado necesaria“, considera Gonzalo Alías, Coordinador Local de IU y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”. 

Izquierda Unida recuerda que, desde los años 90, en la plaza han sido progresivamente eliminados diversos elementos, sobre todo vegetales, mientras que se colocaban otros nuevos (marquesinas). Si bien es cierto que ningún gobierno municipal se ha atrevido a quitar a Varela en los últimos 14 años, cuando ya era obligado en aplicación de la ley de Memoria Histórica. “En la plaza se ha hecho de todo, menos lo que hubiera sido más urgente“, afirma Alías.

Para IU-La Isla no es de recibo que, aunque ahora parece que la eliminación del monumento a Varela va en serio, no se aclara nada sobre su destino final. Lo del traslado a “otro espacio público” sin determinar, choca con el nivel de detalle del resto del proyecto de remodelación. Y se debería aclarar cuanto antes, para acabar con confusiones y polémicas innecesarias. “Sobre este tema se alega el un posible valor artístico para justificar su conservación, pero esto choca con el valor simbólico que la inspiró, y que hace que dicha figura sea incompatible con cualquier espacio público de La Isla“, defiende el Coordinador de IU-La Isla.

Izquierda Unida considera que se podría haber hecho un proyecto de mucha menor entidad y cuantía, reducido a la eliminación del monumento central, a la reparación/sustitución de pavimento deteriorado, y a la mejora de la iluminación o del mobiliario urbano. Además de dar un mejor tratamiento a las hileras de arbolado de ambos laterales, las cuales han sido muy maltratadas durante décadas.

IU-La Isla reconoce que el proyecto parece bastante detallado y estudiado, “quizá algo farragoso en sus descripciones, y excesivamente complejo en algunas de sus determinaciones, y discutible en algunos de los diseños“, según Alías. Pero Izquierda Unida celebra que se haya dado marcha atrás en la idea inicial de suprimir la totalidad de las hileras laterales de árboles, para sustituirlos por unos macetones.

IU-La Isla advierte que no es totalmente cierto que se conserve el arbolado existente en los laterales, pues hay una importante reducción en el número de ejemplares, pasando de los 18 árboles actuales (9 + 9), a tan solo 10 (5+5), eliminando totalmente seis de ellos (se dice que por encontrarse en mal estado, fundamentalmente debido al maltrato al que han sido sometidos), y trasplantando dos de ellos.

Tampoco considera Izquierda Unida que haya justificación suficiente para eliminar las 6 palmeras existentes. Aunque el proyecto da unas directrices bastante estrictas para el traslado de palmeras y ficus, es bastante dudoso que vayan a cumplir. Es importante que una vez suprimido el monumento, se recupera un amplio espacio central, por lo que las actuales palmeras afectarían bastante poco a los usos masivos que se puedan desarrollar en la plaza. Y serían compatibles con todos los usos especiales que se pretenden desarrollar en este ese espacio.

Incluso la colocación de postes para sujetar toldos durante las épocas estivales, que puede ser una actuación interesante, se podía haber resuelto sin necesidad de levantar toda la plaza“, sentencia Alías.