post

Hace algunos años Izquierda Unida comenzó a solicitar con insistencia información a Cavada sobre el patrimonio arqueológico encontrado en los terrenos de Janer, así como su valoración y su custodia. Cabe recordar que en 2014 se anunció la elaboración de un análisis arqueológico que certificara los indicios recogidos en la carta arqueológica de La Isla acerca de la existencia en Janer de una necrópolis que abarcaría desde la II Edad del Hierro hasta la época romana.

¿Por qué se omiten los resultados de dicho estudio arqueológico? Se repite la historia sucedida en los terrenos del campo de hockey. Otra oportunidad perdida para la investigación y para los sectores arqueológico y universitario. Y, sobre todo, se quita a la ciudadanía el acceso a un importante patrimonio cultural y arqueológico, una expoliación en toda regla”, asegura Gonzalo Alías, Coordinador local de IU y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

IU-La Isla denuncia que los anuncios del Gobierno local, que comandan López Gil y Patricia Cavada, no hacen referencia al patrimonio arqueológico encontrado en los terrenos de Janer, arrebatando el derecho de la ciudadanía a conocer y disfrutar de una parte de la Historia que sigue provocando interés en las principales Universidades de todo el mundo.

La zona ha sufrido anteriores excavaciones, empezando en 2003, cuando se urbanizó la carretera a Camposoto; más atrás en el tiempo, consta el descubrimiento de la necrópolis romana, de unas cuarenta tumbas, hace cincuenta años, cuando se construyó la piscina en el recinto militar.

Tras una visita de Izquierda Unida por la zona de Janer, se pudo constatar el posible desmontaje de hornos de producción, zona de cerámica púnica y áreas productivas alfareras. Por los datos, es posible que la zona ubique una villa romana como la misma que se encontró en la rotonda junto al colegio Erytheia y la Avenida Constitución.

IU-La Isla recuerda también que en los mismos terrenos de Janer existen los restos de una batería declarada BIC, posiblemente del siglo XVIII, así como la existencia de artillería de buques expuesta en la misma escuela de Janer (la que se encontraba en la zona cercana a la gasolinera), con la batería que se incendió en el buque Galicia y donde fallecieron varios marineros, que se exponía como recuerdo y homenaje.

Izquierda Unida denuncia que Cavada y López Gil siguen pisando el patrimonio de La Isla con franquicias de comida rápida y más supermercados. Un modelo productivo de servicios que afianza la precariedad y la incertidumbre y cierra el paso a modelos de investigación y turismo arqueológico, histórico, cultural y patrimonial. “Esto es lo que pasa cuando gobiernan aquellos que consideran que una ciudad es un producto comercial, por si no quedaba claro de a qué se refería el gobierno del PSOE cuando habla de valor añadido a nuestra economía”, afirma Gonzalo Alías.

Izquierda Unida considera que la ubicación del hotel previsto, dada su ubicación, beneficia más a Cádiz capital que a La Isla. “Exigimos que se presente la carta arqueológica de la zona, que se dé cuenta de la situación del material encontrado en las excavaciones, quién lo custodia, un informe público del valor de lo excavado y dónde se pretende ubicar la exposición del material, si es que no lo han hecho desaparecer”, considera Alías.

La propuesta de IU-La Isla es destinar una partida económica para recuperar la identidad patrimonial e histórica del espacio público de Janer, que si bien es gestionado por Zona Franca, lo encontrado pertenece a la ciudadanía. Por ello se propone lo siguiente: reubicar los hornos de producción alfarera, así como exponer las áreas productivas; localizar la villa romana, poner en valor la necrópolis, conservar la batería del siglo XVIII y abrir espacios de estudio e investigación; todo enmarcado en un parque arqueológico que se ubique en la zona.
Finalmente, Izquierda Unida recuerda su moción del corredor verde periurbano, aprobada en el mandato de Loaiza y de la que habla tanto Claudia Márquez, para proponer una torre mirador de carácter ornitológico.

IU-La Isla va a seguir trabajando como fuerza de oposición al gobierno local, apostando por un modelo concreto de ciudad y de carácter público que ponga el patrimonio cultural y la participación como ejes de desarrollo local irrenunciables. “El patrimonio histórico, arqueológico y cultural de La Isla ofrece más estabilidad y posibilidades que los franquiciados de comida rápida”, sentencia Gonzalo Alías.