Izquierda Unida propone un “contrato social” para recuperar La Isla del actual modelo de ciudad “que nos hunde en el desempleo”


IU – La Isla propone a todas las fuerzas municipales elaborar un contrato social, entre iguales, que desemboque en un modelo de ciudad que fortalezca La Isla. “El modelo de ciudad actual nos lastra a ser vagón de cola en desempleo. La política de Yolanda Díaz como Ministra de Trabajo lleva al país al primer mes de octubre desde que se tienen datos en reducir el desempleo; sin embargo, Cavada se apoya en Ciudadanos para que el número de demandantes de empleo crezca en 355 desde septiembre y en cerca de mil más desde que empezó el mandato. Además de ello, la brecha por razón de sexo no deja de crecer: hablamos de cerca de 7000 mujeres en paro mientras que los hombres sobrepasan los 4000. Estimamos que las políticas que aplica Cavada no son ni por asomo tan feministas ni tan participativas como publicita. Es hora de preguntar a la ciudadanía y en este contexto entra nuestra propuesta de contrato social”, expone Gonzalo Alías, Coordinador de IU y del Núcleo Comunista “Pepe Casado”.

Alías desarrolla que “tras la pandemia de covid-19, con efectos devastadores a niveles global, estatal y local, tenemos que volver a desarrollar propuestas que dignifiquen, fortalezcan y blinden las políticas públicas. Aunque el contrato social solo se ha abordado desde los gobiernos estatales, es importante abordarlo también desde una óptica municipalista y republicana; es decir, radicalmente demócrata”.

Izquierda Unida pone en el centro del contrato social “un modelo de ciudad con un rumbo bien marcado, participado y consensuado, que debe venir de agentes locales. IU propone un debate público, asambleario, participativo, donde identifiquemos nuestras capacidades y nuestras posibilidades”. Además, subraya “la urgencia de abordar el debate público y abierto. La ciudadanía tiene que participar y decidir hacia dónde queremos ir. Debemos desarrollar políticas que hoy se debaten en foros internacionales sobre el municipalismo. Debemos adoptar un modelo que enamore a la gente”.

Alías explica que “nos corresponde ser valientes y actuar con ambición; es decir, fijarnos en las nuevas propuestas progresistas rompiendo con las dinámicas del siglo pasado. No podemos seguir parcheando la vida local; no podemos seguir con la dinámica del aislamiento; no podemos condenar a la ciudad al clientelismo en busca del voto fácil para mantener un par de sillones. Para un gobierno que se llama progresista, la fórmula no puede seguir siendo visitar o repartir subvenciones; la fórmula no puede seguir pasando por multinacionales que se marchan de la ciudad sin mirar atrás, a las que nada les ata si no es el beneficio en sus paraísos fiscales; la fórmula no puede ser el mismo modelo andalucista que nos hunde en el vagón de cola de nuestro entorno y nuestro país, que nos hunde en el desempleo, de cuyos representantes se ha desprendido este gobierno pero de cuyas políticas es continuista”.

Izquierda Unida considera una “necesidad establecer políticas transversales que partan del marco de los Derechos Humanos. Necesitamos desarrollar políticas de empleo públicas, de reducción y eliminación de la pobreza, de modelo productivo y que impulsen el comercio local”. La propuesta de IU propone igualmente “convertir las actuales políticas de urbanismo y movilidad en unas que beneficien a las y los cañaíllas, unas políticas que equilibren mediante contraprestaciones urbanísticas los barrios desplazados del centro, que destaquen unas zonas verdes tan necesarias para la salud de la ciudadanía”.

Para IU, asimismo, es necesario “un debate sobre el transporte público, que replantee tarifas y rutas, impulse su uso y lo conviertan en motor de mejora social y de salud para la ciudad”, además de un “modelo económico de la ciudad que defina los espacios públicos, mixtos y privados e impulse la cultura local, tan necesaria para este reto, que debe ser apoyada por presupuestos progresistas y no de trileros”. Ante esto último, Alías aclara que “si Cavada está interesada en la ciudad, debe abrir el debate a toda la ciudadanía, no solo a quienes le son afines y con quienes se hace las fotos publicitarias”.

Izquierda Unida recuerda en último lugar “el reto de la Agenda 2030, de la que no sabemos nada: no tenemos agenda de propuestas, ni calendario, ni objetivos a corto y medio plazo. Este no es el camino. Son muchos los objetivos difíciles de abordar e IU recuerda que la alcaldía dura cuatro años, pero lo que hagamos tendrá consecuencias para las futuras generaciones”.

“Tenemos por delante un reto, dejar una herencia a nuestras hijas e hijos, y este modelo está caducado y lo impide. Este contrato social debe servir para superar, de una vez, el lastre del andalucismo que aún mantiene Cavada. Este contrato social ha de servir para que la fiscalización, la dación de cuenta y la comunicación permanente con la ciudadanía fomenten la participación y el interés de nuestras y nuestros iguales. Izquierda Unida, como segunda fuerza política en la provincia, tiene experiencia municipal para volcarla sobre La Isla”, concluye Alías.