…su hipocresía no conoce límites

FRAN ROMERO, VUELVE A HACER GALA DE SU CINISMO, ESCENIFICANDO DISCURSOS DE CARA A LA GALERÍA PARA CREAR CORTINAS DE HUMO QUE OCULTEN SU NEFASTA GESTIÓN DE LAS ÁREAS QUE LE COMPETEN.

Ahora nos viene con mociones sobre la liberación por parte de Defensa de la zona de playa que hay entre la laguna de Río Arillo y la zona de baño. Durante el mandato anterior, cuando Izquierda Unida reivindicaba la reversión de terrenos o la optimización de espacios dentro de nuestro término municipal que eran de titularidad del Ministerio de Defensa y Loaiza repetía eso de que “a Defensa no se le molesta” Fran Romero, agachaba la cabeza o miraba hacia otra parte. Esta frase lapidaria no producía ninguna reacción en las filas del andalucismo residual, y este mismo adalid hacía lo conveniente para contentar al PP y así no hacer peligrar su sillón.

Recordemos, no sólo la opacidad con la que defiende el contrato municipal sobre recogida de basuras y limpieza viaria, y el contrato de parques y jardines, que son de los más caros de toda España, sino el sospechoso desinterés por recuperar la gestión directa del servicio de abastecimiento de agua.

Su falta de compromiso ideológico y político le posibilita defender cualquier criterio, ya que la coherencia no es un valor que conozca y puede defender hoy una cosa y mañana la contraria. Groucho Marx decía: “Estos son mis principios; si no le gustan tengo otros”. Hay que reconocer que desde las filas del descafeinado andalucismo, lo superan.

Tampoco en los años que lleva formando parte del gobierno, alternativamente del PP o del PSOE (tanto da), se le había ocurrido la idea. Para Gonzalo Alías, Coordinador y referente por la confluencia de Izquierda Unida en la Isla, está claro que pretende aparentar un talante reivindicativo de cara a las municipales que tendrán lugar dentro de un año y de paso distraer la atención de la evidencia de su incapacidad para gestionar la rehabilitación de la playa de Camposoto. Recordemos, apostilla Gonzalo Alías, que “lleva 15 años seguidos como parte de los gobiernos municipales, y nunca ha defendido ninguna propuesta en este sentido, solo ahora realiza esta pantomima, justo cuando comienza la temporada de playa más caótica a consecuencia de su incapacidad para poner remedio a los daños del temporal”.

Además, Gonzalo Alías, le recuerda a Romero que sigue formando parte del gobierno y que no tiene que presentar mociones. Sus propuestas deberían dirigirse a la parte resolutiva, y lo que tiene que hacer “es trabajar, redactar un proyecto concreto de la propuesta, con un estudio riguroso que cuente con todos los elementos y agentes implicados: Junta Rectora del Parque Natural Bahía de Cádiz, Ministerio de Defensa, Costas y Consejo Medioambiental”.

Alías propone no banalizar sobre un tema que requiere una propuesta que esté amparada por un estudio serio. “Un estudio asimismo en el que se recuerde cómo se ocuparon los terrenos en Camposoto por parte de Defensa. Si fue pagada por el Ministerio que correspondía, o se ocupó sin más. Una propuesta de tal importancia debe responder a planes estratégicos y ser estudiada en la globalidad de un proyecto bien fundamentado”.

“Todo lo que no sea esto, es hacer brindis al sol y es esconderse tras tres folios grapados y echarle las culpas al mundo de su incompetencia y vagancia, señor Romero”, declara Gonzalo Alías. “Es más fácil y barato hacerse fotos y seguir con la propaganda de imagen personal…”.

Insistimos al alcaldable de “Andalucía por Sí”, que aún estamos esperando respuesta a nuestra solicitud de información sobre el futuro del acuartelamiento de Camposoto. “Claro, que en esa época era socio de Loaiza y no quería molestar a Defensa”, sentencia Alías.

Fran Romero ha demostrado que, sin importarle las siglas con las que se presente, es incapaz de concebir después de 15 años como miembro de sucesivos gobiernos, un proyecto para la ciudad. O al menos uno que no copie de otros grupos políticos, como lo ocurrido en la ronda del Este (moción de IU aprobada por unanimidad en el anterior mandato).