Rehabilitación de las barriadas antiguas, rescate y mantenimiento de zonas como La Magdalena o El Barrero y participación ciudadana en los proyectos de La Isla, propuestas de urbanismo de Izquierda Unida

Gonzalo Alías en los Polvorines de FadricasEl programa de Izquierda Unida en materia de Urbanismo propone un modelo de participación, recuperación y rehabilitación de La Isla dentro de la Bahía de Cádiz. La falta de mantenimiento de nuestras calles o la degradación de la periferia son síntomas de un gobierno municipal sin planes ni ganas de mejorar nuestra ciudad. Recursos como el Parque Natural, el centro de la ciudad, las zonas verdes o los terrenos militares son básicos en las propuestas de IU para conseguir una ciudad habitable y que mire al futuro.

La Isla no ha sido, ni mucho menos lo es ahora, un ejemplo de planificación urbanística. Nuestro limitado territorio no debe ser un problema, sino una clave para recuperar o remodelar algunas áreas, especialmente en un ámbito superior como el de la Bahía de Cádiz. De este modo, problemas metropolitanos como el transporte, la vivienda, las actividades económicas o ciertos equipamientos públicos deben tener soluciones metropolitanas.

La planificación en determinadas zonas de la ciudad es crucial. Los terrenos de Camposoto deben enmarcarse en un modelo turístico diferenciado del de otros municipios cercanos, apoyado en las posibilidades de La Isla y evitando los “guetos turísticos cerrados”. Algo similar a cuanto sucede en los Polvorines de Punta Cantera. El valor ambiental de esta zona es destacable, especialmente frente a quienes especulan con hacer hoteles y zonas de ocio alejadas de la ciudad.

Izquierda Unida ya ha presentado ante los medios su propuesta de Plan Integral de Recuperación y Empleo. Con él, se crearán puestos de trabajo en la puesta en valor y el mantenimiento de los recursos naturales (Caños, salinas, esteros…) y arqueológicos. La responsabilidad sobre, entre otras, las salinas al este de la Ronda del Estero implica poner en valor el patrimonio ligado a las actividades tradicionales isleñas que en ellas se realizaba.

El litoral de nuestra ciudad también presenta otras zonas de especial cuidado, como la Casería y los terrenos de la Fábrica San Carlos. Se trata de una zona donde reina el abandono y la falta de limpieza, situación similar a la de La Magdalena. En este otro caso, este terreno puede albergar ciertos equipamientos, como determinadas pistas deportivas, durante las fechas en que no está la Feria del Carmen y la Sal. De este modo, con un mantenimiento de bajo coste, esta zona estaría igualmente atendida.

La conexión de los parques deja mucho que desear: Falla la accesibilidad al Parque del Barrero desde los edificios colindantes, que no son pocos, o su mantenimiento. De la misma manera sucede con el centro de la ciudad: Las quejas del vecindario o de sus viandantes son permanentes en redes sociales por la falta de limpieza. Es necesario un Plan que mejore al actual PEPRICH, en el que participen habitantes, comerciantes y otras entidades y personas interesadas del centro sin que intereses particulares impongan su criterio.

Por último, y en la línea de la iniciativa “La Isla, ciudad contra los desahucios”, a la paralización de todos los trámites para ejecutar desahucios por parte de ESISA, se unen la gestión y complementación de ayudas a la rehabilitación de edificios y viviendas y una política de vivienda en la que tengan cabida los agentes sociales y todos los grupos municipales.

Se trata, en definitiva, de una serie de propuestas encaminadas a que las ciudadanas y los ciudadanos de La Isla construyan su propia ciudad, con el aval que estas propuestas tienen en el gobierno de Izquierda Unida en municipios cercanos como Conil o Medina Sidonia.