Presupuestos participativos, auditoría de la deuda y reducción de impuestos bajo criterios de igualdad, propuestas económicas de Izquierda Unida

1011626_826398474041618_193521714_n
El programa de Izquierda Unida en materia de economía busca que el de La Isla sea un “Ayuntamiento con paredes de cristal”. La transparencia y el control ciudadano sobre las cuentas es el objetivo número uno en asuntos económicos. El riesgo de exclusión social es el que primará en materia de impuestos a la hora de la bajada de modo “que pague más, quien más tiene”. Los presupuestos participativos servirán para que las y los cañaíllas decidan en qué gastar el presupuesto: Arreglos, mejoras, apertura de centros municipales…

Los Presupuestos Generales de 2015 han seguido el mismo modo déspota y contra la participación que en años anteriores. La impugnación de los presupuestos por parte de CCOO demuestra que PP y PA ni siquiera tienen en cuenta los intereses de las y los trabajadores municipales. La propuesta de Izquierda Unida viene a acabar con la entrega de los presupuestos a los grupos municipales la semana antes de Pleno y con apenas dos días al resto de la ciudadanía.

Los presupuestos participativos de La Isla son la propuesta principal de Izquierda Unida. Se trata de un trabajo anual con todas y todos los vecinos, en los que se comenzará con la regulación de las normas para proponer ideas. En una segunda etapa, las y los cañaíllas propondrán las actuaciones para las barriadas, los equipamientos que necesitan y cuantas propuestas estimen. En la tercera fase, mediante votación, las propuestas mayoritarias se incluirán en los Presupuestos Generales del año siguiente.

Por su parte, ante el desconocimiento del alcance de la actual deuda municipal, proponemos ejecutar una auditoría completa. De este modo, el pueblo isleño conocerá los gastos que se han producido en su Ayuntamiento hasta la fecha. La reducción de gastos superfluos o las retribuciones políticas innecesarias se reflejarán para comprender el nivel de vida de los anteriores equipos de gobierno.

Un Plan de Empleo Local, junto al PIRE (Plan Integral de Recuperación y Empleo), y el Plan Económico-Financiero para garantizar la sostenibilidad financiera servirán para la correcta administración del ayuntamiento de La Isla. La participación en su realización será fundamental antes de su aprobación.
Por otro lado, la reducción de impuestos servirá para incidir en criterios de equidad (“Que pague más quien más tenga”), de fiscalidad verde y redistribución de la riqueza. El ajuste al IPC de las tarifas de agua, alcantarillado o residuos que pagarán las y los ciudadanos es una de estas medidas. En esta línea estará la consideración del criterio de renta a la hora de bonificar o ayudar a las familias con problemas económicos de nuestra ciudad.

Las bonificaciones también llegarán a quienes menos contaminen. En este caso, servirán para premiar a quienes contaminen menos con sus vehículos así como para quienes aprovechen las energías renovables en sus viviendas o locales. Estas bonificaciones también promoverán la contratación fija en las pequeñas y medianas empresas locales, así como la de aquellas personas con dificultades para el acceso al empleo.

En definitiva, la política económica local que promueve Izquierda Unida en La Isla desde su programa electoral servirá para marcar el camino de la igualdad de oportunidades entre cañaíllas. La Isla será una ciudad en la que la democracia tendrá cauces de participación auténtica. Frente a un gobierno, el de populares y andalucistas, que han ejercido su “ordeno y mando”, IU quiere “mandar obedeciendo” a las y los trabajadores de nuestra ciudad.