Preocupación por el futuro de la Delegación de Cultura

Desde IU-La Isla venimos denunciando la nula inversión para mejorar la Delegación de Cultura, falta de personal y de presupuesto; hechos que el equipo de gobierno no se plantea resolver.

De la misma manera los responsables políticos de cultura (que llevan casi 30 años dirigiendo la Delegación) no se han plantado aumentar las plantillas con técnicos de bibliotecas para cumplir con la Ley y poder desarrollar planes de lecturas. Hoy no se cumple con la Ley de Bibliotecas: harían faltan tres más para cumplir la Ley, y de los dos existentes faltan monitores de menores, renovar mobiliario, puntos de luz en las mesas,… Las actuales bibliotecas no están a la altura de las necesidades de una ciudad de casi 100.000 habitantes, y recordamos que cuando por necesidad falta la auxiliar de la biblioteca ese día no existen el préstamo de libros.

Gonzalo Alías, Coordinador local y referente para la confluencia por IU-La Isla, recuerda que “en el mandato anterior Patricia Cavada presentó una moción para llegar a acuerdos con colectivos y asociaciones que posean locales e instalaciones y poder utilizarlos en época de exámenes como aularios. Sin embargo, a Cavada se le ha olvidado en este mandato, pero igual que a Romero y a Loaiza que votaron en contra de dicha propuesta”.

Actualmente la formación de izquierda mantiene la incógnita de quién va a organizar la Feria del Libro de este año, tras la jubilación de los funcionarios que organizaban dicho evento y que es lo único organizado por el Ayuntamiento para promover el libro y la cultura literaria en nuestra ciudad.

IU-La Isla recuerda que en la feria anterior ya hubo malestar por parte de los participantes y de hecho hubo algún stand que cerró antes de comenzar el último día. Es mucho esfuerzo para las librerías, editores y escritores para que el equipo de gobierno le dé la espalda a un evento que viene a poner la cultura en nuestro municipio.

Desde IU-La Isla mantenemos la tensión ante la posibilidad de que al equipo de gobierno se le ocurra plantear la privatización de la gestión cultural de la ciudad.