IU-La Isla pide un nuevo Reglamento Orgánico Municipal y de Participación Ciudadana

IZQUIERDA UNIDAD DENUNCIA EL NULO INTERÉS DE CAVADA Y ROMERO POR ACTUALIZAR REGLAMENTOS BÁSICOS DE FUNCIONAMIENTO COMO EL DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y EL ORGÁNICO MUNICIPAL, VIGENTES DESDE LA ÉPOCA DE ANTONIO MORENO.

Ni Loaiza, ni Patricia, ni el comodín Romero otorgan la importancia necesaria por mantener actualizados los Reglamentos que, precisamente, configuran la vida política y participativa de la ciudad. El Reglamento Orgánico Municipal data del año 2000 (con una modificación en el 2002 que ya no sirve) y aún viene con las cifras expresadas en pesetas. El Reglamento Municipal de Participación Ciudadana se intentó modificar el pasado mandato, pero Loaiza se encargó de meterlo en su particular cajón del olvido. Con más descaro aún, la actual Alcaldesa se erige en adalid de la participación cuando ni ella, ni Loaiza, ni Romero han mostrado interés alguno en poner al día o desarrollar ambos Reglamentos, renunciando así a la potestad normativa de autoorganización que La Isla merece.

El Coordinador Local de IU y referente para la confluencia Gonzalo Alías, “la Alcaldesa Patricia Cavada y su socio Fran Romero han sido incapaces de elaborar ninguna iniciativa de índole colaborativa que realmente tenga incidencia en el funcionamiento institucional, de ahí el nulo interés por trabajar en el debate de la actualización de los Reglamentos que les obligaría a romper con la ambigüedad, el clientelismo y la arbitrariedad de sus campañas personalistas”.

En cuanto al Reglamento de Participación Ciudadana, hace más de un año que Patricia Cavada anunciaba que presentaría el nuevo borrador, “pionero”, y que estaría “participado por Federación de Vecinos” y “en consonancia con la Ley de Participación Ciudadana de la Junta de Andalucía”. Tiempo han tenido, tanto la Alcaldesa, como Romero y la Federación de Asociaciones de Vecinos, por actualizar y dinamizar un Reglamento de vital importancia para la vida política de un municipio.

Para Gonzalo Alías, “el desgobierno de Cavada-Romero es una sucesión de ninguneos, como queda demostrado con la mesa por empleo, la mesa del comercio, el Consejo Económico y Social, el Consejo Medio Ambiental (con el que no se contó para las plicas de Jardines y recogidas de Residuos Orgánicos), etcétera”.