El coordinador local de Izquierda Unida, Gonzalo Alías, hace balance del Gobierno local los últimos cuatro años

EL COGOBIERNO DEL PSOE CON EL PA SE HA CARACTERIZADO MÁS POR LOS ANUNCIOS QUE POR LAS ESCASAS REALIDADES. NO SON POCAS LAS ACTUACIONES ANUNCIADAS QUE NO HAN VISTO AVANCES.

Gonzalo Alías, Coordinador Local y alcaldable por la confluencia por IZQUIERDA UNIDA, advierte que “para maquillar esta situación en estos últimos meses el gobierno municipal ha entrado en un “furor inversor”, aprovechando una mejora en la situación económica del Ayuntamiento, pero también elevando el nivel de endeudamiento municipal, que quedará como herencia para las corporaciones venideras”.

IU-La Isla tiene presente que existen elementos importantes del patrimonio municipal como la Casa Lazaga, o el edificio de la Calle Real nº2, que siguen abandonados y cada vez en peor estado de conservación.

La gran inversión de la EDUSI, que iba a transformar toda la zona al este de la ciudad, sigue sin materializarse. Se supone que todavía se está en la fase de planificación y elaboración de proyectos, aunque la escasa información actualizada no permite conocer demasiados datos sobre su situación. En el enlace específico disponible dentro de la web municipal la última noticia es de junio de 2018, y no hay ninguna documentación actualizada. Poca transparencia en este tema, como suele ser habitual en el cogobierno de Patricia Cavada”, explica Alías.

La reciente venta de los terrenos por parte de la Zona Franca, ante la incapacidad para desarrollar desde la iniciativa pública los usos y actividades previstos en ese suelo, ha culminado un cúmulo de despropósitos que ha llevado que lo que iba a ser un Parque Empresarial de iniciativa pública se vaya a convertir en un Centro Comercial de iniciativa privada, con bastante menos posibilidades de creación de empleo, y que además de momento no se sabe para cuándo.

En cuanto a la competencia municipal sobre la regulación del tráfico en la Calle Real y sus accesos, Gonzalo Alías recuerda que “se inició la tramitación de una Ordenanza de accesos a la Calle Real hace ya bastante tiempo, pero de la que nada se sabe desde hace más de dos años, cuando el Pleno rechazó su aprobación inicial. Mientras tanto en la Calle Real sigue habiendo un cierto caos de circulación y aparcamiento de vehículos de todo tipo, y una ocupación indiscriminada y descontrolada del espacio destinado a los peatones”.

Un mandato que, entre reportajes fotográficos y promesas incumplidas, termina como ya suele ser habitual desde hace bastante tiempo cuando se hace un balance de los últimos cuatro años, con la constatación del escaso avance desde las anteriores Elecciones Municipales de 2015, y además el retroceso en transparencia y participación.